27 de abril de 2010

“Una Crisis y Cinco errores”, Carlos Rodríguez Braun

.


Carlos Rodríguez Braun es uno de los pensadores liberales de nuestra época que más ha contribuido a la divulgación del liberalismo clásico.Perteneciente, al igual que Pedro Schwartz o Jesús Huerta de Soto a“The Mont Pelerin Society”. Ilustre organización fundada en 1947 porFriedrich Hayek, junto a otros brillantes intelectuales. Persiguiendo desde sus comienzos fomentar el intercambio de ideas entre los más importantes académicos del mundo, al objeto de construir una sociedad más libre y armónica.

Carlos Rodríguez Braun nació en Buenos Aires, Argentina, en 1948. Sin embargo, en 1977 tuvo que exiliarse de su tierra natal al instaurarse allí la dictadura. Aquel joven licenciado en Economía se trasladará a nuestro país, donde cursará el doctorado de Ciencias Económicas y empresariales. Desde ese momento su actividad profesional estará ligada a la docencia y al periodismo.

En la actualidad es Catedrático de Historia del Pensamiento Económico en la Universidad Complutense de Madrid. Fue director de“España Económica” y subdirector de “Cambio 16” y del programa “El Valor del Dinero” en RTVE. Ha publicado más de 3.000 artículos en la prensa española, europea y americana. Es habitual poder leer sus aportaciones como columnista en los diferentes medios: “abc”,“liberalismo.org”,“libertaddigital”,“La Razón”,…. Compatibilizando estas funciones con las de comentarista en la radio, como en “Onda Cero”.

No sólo ha sido un prolijo traductor de las obras fundamentales del liberalismo clásico, sino autor de destacados
libros. Uno de los últimos editados es “UNA CRISIS Y CINCO ERRORES”, elaborado junto a Juan Ramón Rallo, Director del Observatorio de Coyuntura Económica del Instituto Juan de Mariana.

A través de las páginas de este texto intentan explicar la entelequia creada en torno al liberalismo y sus falsas consecuencias sobre la vigente crisis. Para ello desmontan uno a uno los mitos levantados, argumentándolos con amplitud de datos. Apuntando como una de las razones provocadoras de la virulenta desaceleración económica, la reiteradamente denunciada por la Escuela Austriaca, y que no es otra que el intervencionismo de los Bancos Centrales, que desencadena la expansión crediticia y fiduciaria, con la consiguiente inflación y deflación. Promulgando como solución un sistema de depósitos a la vista.

En definitiva, abogan por un Estado mínimo y por preservar las libertades individuales, que son las que dan lugar a que interactúen las fuerzas espontáneas del mercado, generadoras de la riqueza y el empleo. Contrarios al musculoso aparato gubernamental que supuestamente conlleva el sostenimiento, mediante el clientelismo político, de una nueva oligarquía que todo lo quiere controlar, diciéndonos cómo pensar y actuar. Quienes presuntamente hacen uso de los recursos públicos para acallar a los que osan modular una opinión diferente.