6 de mayo de 2010

Bernardo Rabassa: 'Nick Clegg, Libdem y Krause'

Mientras en España, asistimos al desencuentro entre Zapatero y Rajoy y eso que el Rey, les llamó ayer al orden. Inglaterra, está a punto de resolver sus problemas, en unas elecciones generales, reñidísimas, pero con un coloquio a tres Cameron, Clegg y Brown.Surge inopinadamente la figura fresca y nueva de los Libdem (Liberal demócratas),con el personaje carismático de Nick Clegg que dadas las Encuestas, podría por primera vez en la historia del Reino Unido ser la 2ª fuerza Política ya sea con los Torys ,ya con el Labour.

Naturalmente,me como las uñas de envidia,ante lo que aun siendo un sistema mayoritario, no es como la nuestra una partitocracia,pues los tres son auténticos Lideres de sus partidos y no como aquí ,los designados por el dedo del mandamás, la fortuna o la casualidad, que se reúnen en la Moncloa como si de verdad, representaran a España, cuando ni siquiera se representan a si mismos.

La revolución amarilla, la libdem propone eliminar a todo el mundo los impuestos sobre los primeros 10.000€ de renta,gravar las ganancias del capital y los bonus de los ejecutivos(Ay de nuestros Altos ejecutivos bancarios) ,congelar los gastos militares, conceder la amnistía a los inmigrantes con mas de diez años en el país, convocar un referéndum sobre la participación en Europa, abrir las puertas al euro, una vez que estén de acuerdo en permanecer en la U,E. Es decir la revolución.

Eso, además de apretarse el cinturón la administración y no gastar, tema tabú en la entrevista de la Moncloa, donde solo se ha hablado de consenso en prestar dinero a Grecia y en fusionar Cajas de Ahorro quebradas, mientras la Bolsa reaccionaba,hundiendose por tercer día consecutivo! vamos ¡ que no os creen a ninguno de los dos y esto es el ¡sálvese quien pueda!

Si ,de una condenada vez, se cambiara la Ley por la que se rigen los partidos Políticos en España, dónde manda el que hace las listas, surgiría de inmediato un partido centrista liberal demócrata con si Nick Clegg o con su Esperanza Aguirre a la cabeza, enviando al fondo de los mares a los nacionalistas que hoy actúan de bisagra en permanente chantaje con la nación española.Por que la Nación Española existe,y ha sido curiosamente,viendo un programa de Televión española “Españoles por el mundo”,en una de esas escasas ocasiones en que veo la caja tonta,donde vascos, gallegos, andaluces, madrileños, salmantinos, extremeños ,canarios… En todos los lugares del mundo añoran a su madre patria con una “saudade” que para si quisieran ,nuestros vecinos los portugueses y su entusiasmo por esta nación en la que vivimos en cainismo perpetuo, debería hacernos caer la cara de vergüenza, a los que tenemos la fortuna de no haber tendido que emigrar ,salvo de nuestra patrias chicas y disfrutamos de nuestra sociedad y de este ambiente que merece nuestra veneración más sincera.

Pero para que surja el liberalismo demócrata en España, el histórico, él de los liberales de 1812 y no el de Milton Freedman o el economicista exclusivamente de la Escuela de Chicago ,ni siquiera de la Escuela Austriaca Von Misses, Popper etc, sino el nuestro; el de Ortega , Marañón, Azaña, Madariaga.

Hay que beber en el KRAUSISMO, la Institución libre de Enseñanza, en Giner de los Ríos discípulo de Julio Sanz del Rio,desvergonzadamente apropiado por los Socialistas, cuando ni uno de ellos es liberal, es más nos desprecian,nos ridiculizan y pretender ser los amos del progresismo, cuando todas sus banderas, son retrogradas,casi precomunistas y se basan más en la anécdota y en la perversión del lenguaje que en una autentica realidad de libertad y progreso hacia el futuro, me llevaría un largo exordio,describir sus mentiras, pero un solo ejemplo basta ,el Pinocho que nos gobierna y a quien cada vez más le crece la nariz y que ha batido el record mundial de descredito,español,europeo e internacional(lean, lean ,la prensa extranjera) no hace falta más, porque lo que es aquí la nacional esta aherrojada por las conveniencias y las subvenciones del Estado Leviatán.

El krausismo es uno de los fenómenos más curiosos de la historia filosófica de los países de lengua española. Mientras la memoria del filósofo idealista Carlos Cristiano Federico Krause (1781-1832) se apagaba en Alemania, mediado ya el siglo XIX, y gracias sobre todo a Julián Sanz del Río, el panteísmo krausista arraigó en España, transformándose pronto el krausismo hispánico en una referencia ideológica inevitable, cuyos rescoldos no se han apagado del todo en los umbrales del nuevo milenio, e incluso algunos creen posible reavivar.
Krause comenzó a ser conocido en los países de lengua española a través de su discípulo Enrique Ahrens (1808-1874), cuyo Curso de Derecho Natural o de filosofía del derecho fue traducido al español por Ruperto Navarro Zamorano y publicado en Madrid en 1841. Tiene interés el comentario publicado en 1845 por La Censura, cuando el Curso de Ahrens ya había sido aprobado en octubre de 1841 como texto para las universidades españolas y condenado en febrero de 1842 por la Iglesia de Roma.

Uno de los fenómenos más curiosos de la historia filosófica de los países de lengua española, el krausismo hispánico en una referencia ideológica inevitable, cuyos rescoldos no se han apagado del todo en los umbrales del nuevo milenio, e incluso algunos creen posible reavivar.

Las implicaciones pedagógicas de la filosofía krausista obligan a poner en contacto directo al alumno con la naturaleza y con cualquier objeto de conocimiento (de ahí la importancia de las clases experimentales y de las excursiones), así como a establecer un gradualismo desde los gérmenes de cada disciplina de conocimiento hasta la suma complicación e interconexión de los niveles superiores. Por otra parte, es fundamental en el krausismo la laicidad y la creencia adogmática en un dios ajeno a reglamentaciones de ningún tipo.

Si bien Krause tuvo fieles seguidores en Bélgica, en Holanda y en Latinoamérica, fue en España donde se aplicó y ejerció un influjo duradero y fecundante en la vida artística e intelectual entre 1868 y 1936, fecha en que la Guerra Civil dispersó a sus miembros más destacados fundamentalmente en Hispanoamérica. Entre estos cabe citar a María Dolores Gómez Molleda, Pablo de Azcárate, Elías Díaz, Julio Caro Baroja, Eloy Terrón, Franco Díaz de Cerio, José Luis Abellán, Joaquín Xirau, Juan López Morillas y Alberto Jiménez Fraud.

He tenido ocasión desde 1968 de compartir amistad, con Justino de Azcarate, Fernando Chueca Goitia, Joaquín Satrustegui y el propio Salvador de Madariaga, qué me reclutó para el liberalismo y me precio de la amistad actual de José Luis Abellán, el hasta hace poco Presidente del Ateneo y bien puedo decir que los Garrigues Walker, Larroque ,Juan Antonio de Zulueta, Jose Manuel Paredes y los más modernos , Iranzo, Rodriguez Braun y si me apuran yo mismo, estamos en disposición de reivindicar la revolución liberal que pudiera dar un Nick Clegg a nuestro pais, pero para ello hay que acabar con este régimen partitocratico,que de democrático, solo tiene el nombre como con Franco cuando teníamos Democracia eso si Orgánica, o sea que no teníamos democracia.

Bernardo Rabassa, Presidente del Club Liberal Español
Publicado en Diario Crítico