7 de junio de 2010

Margarita Rabassa: 'La educación del P... Empresario Explotador'

.
En el caos donde nos encontramos, me rodean personas muy válidas que se encuentran en la desesperación de tener que cerrar su empresa, o de “paro obligado”, empresarios y empleados.


Me gustaría escuchar los comentarios desde el honor personal y la fidelidad de los años que han bailado al son de una empresa exitosa que ganaba mucho dinero y que aseguraba una buena vida para todos, pero la realidad es muy distinta, solo escucho “FOGASA”, “ERE”, “JUICIO”, y palabras cargadas de odio y rencor.
Me paseo por la Web Concursal que muestra la realidad de esta crisis, aparte de echarme las manos a la cabeza, me preocupo por las historias que hay detrás de ellas, personas que se van a la calle sin seguridad alguna de qué va a ser de su vida laboral. Esa incertidumbre les lleva a lo más fácil, ir contra la persona que aseguraba su nómina durante ¿qué? ¿20-45 años? Tantos años, qué gusto haber tenido tantos años de trabajo asegurado… eso debió de dar mucha paz, ¿verdad? ¿No es de agradecer?

Todo esto es responsabilidad del escaso (nulo) apoyo que nuestra querida España ha propinado a nuestros Autónomos, posiblemente los mayores responsables de la riqueza de nuestro país, y del apoyo incondicional a los trabajadores por cuenta ajena, consiguiendo una intransigencia laboral en el sistema del “¡¡¡PORQUE YO TENGO MIS DERECHOS Y ME ESTAN EXPLOTANDO!!!"

Mi definición de empresario: Dícese del valiente que arriesga hasta las pestañas para sacar a su empresa adelante, viviendo en la incertidumbre y angustia diaria para conseguir el éxito de su empresa. Personas que en estos últimos dos años han sufrido un descenso grave de la facturación y se han endeudado para conseguir salvar el barco que se iba a pique. Soportando créditos bancarios e intereses de hasta un 30% para pagar nóminas, comisiones de abogados y Comisiones Obreras, costas de juicios, insultos y vejaciones por parte de los trabajadores…

He presenciado vergonzosos momentos de trabajadores que se han puesto en clara evidencia ante empresarios, conversaciones ácidas y cargadas de bilis; como ejemplo puedo contarles que la clave de acceso al Contaplus de una empresa era: “ME CAGO EN TODOS”. ¿Qué es esto? ¿Dónde estamos?

Señores, dense cuenta que bailamos la misma música, no hay dinero, no hay movimiento, los barcos se están hundiendo, hagamos por achicar agua y apoyar a nuestros capitanes, yo solo me pregunto ¿a qué “PUTO EMPRESARIO EXPLOTADOR” le va a quedar ganas de volver a montar empresas para que nuestro país remonte con el trato que están recibiendo?… ¡ahí dejo eso!

Margarita Rabassa, Secretaria del Club Liberal Español