15 de junio de 2010

Leopoldo Abadía: Es urgente volver a León. Igual a Obama le gusta

.

(Cotizalia).- Para aclararme las ideas, el martes escribí:

1. Unos hermanos deciden vivir juntos en una casa.
2. Antes de entrar a vivir allí, los hermanos se ponen de acuerdo en las normas:
a. Si ganamos X, no podremos gastar más de Y.
b. No podremos endeudarnos mucho.
c. Y otras.
3. Todos las aceptan y presentan sus cuentas.
4. El hermano griego miente.
5. Al cabo de un tiempo se descubre que el hermano griego tiene una deuda enorme y que, cuando llegue el vencimiento de los plazos, no va a poder pagar.
6. La gente no le presta dinero a ese hermano. Sí que se lo presta al hermano alemán, que es más serio.
7. Si se lo prestan, lo hacen más caro que al hermano alemán.
8. Si el hermano griego no paga y hace suspensión de pagos:
d. Los hermanos que le han prestado dinero no cobran y tampoco podrán devolver el dinero que les han prestado a ellos.
e. Tampoco podrán cobrar los amigos que le han dejado dinero.
9. Los amigos empiezan a preocuparse por la familia y empiezan a pensar que el griego no es el único hermano que está en malas condiciones. Que hay otros a los que hay que vigilar:
f. El hermano portugués
g. El irlandés
h. El italiano
i. El español
10. El hermano español gasta mucho, porque, entre otras cosas, tiene un modelo en su casa que funciona mal, el modelo autonómico, que en sí es bueno, pero que, mal administrado, es muy malo.
11. Además de ser muy malo, es muy difícilmente reversible, porque se mezclan muchas cosas, de tipo cultural, social, etc.
12. Además, el hermano español gasta mucho porque ideológicamente quiere gastar en temas “sociales”, con una definición de “social” muy discutible.
13. Entre todos, calculan que al griego le hacen falta 110.000 M €. Hay quien dice que son más (150.000), pero con eso se arregla por ahora.
14. De los 110.000 M, la familia pone 80.000, y un amigo, el FMI, pone los otros 30.000.
15. De los 80.000, al hermano español le tocan 9.800 M.
16. Como no los tiene, los pide prestados al 3 %. Él se los va a prestar al griego al 5 % y, como es así de tontín, va a la tele y dice que es un buen negocio, porque no es regalo, sino préstamo y en la operación ganaremos dinero.
17. El hermano serio (el alemán), que aprovechó los intereses bajos para fortalecerse, no subir los gastos tanto como los griegos y exportar, está preocupado:
j. Porque piensa que el griego no devolverá el dinero
k. Porque piensa que los hermanos más “peligrosos” pueden estar en una situación parecida.
18. La gente que tiene dinero prestado a esos hermanos “peligrosos”, piensa que, en cuanto recupere el dinero, se lo lleva a otro sitio.
19. Nadie quiere euros -la moneda de la familia- y los cambia por la moneda de otra familia que en estos momentos se considera más formal.
20. El euro baja y la otra moneda sube. Esto es favorable para la familia que comercia en euros, porque habrá bajado los precios de sus exportaciones. También habrá subido los de sus importaciones, con lo cual puede producirse inflación.
21. El hermano serio convoca a los menos serios y les dice que así no podemos seguir. Que, o se lo toman en serio, o hay dos soluciones:
l. Se va él de la familia
m. Se van ellos
22. El hermano español dice que “no rebajaremos el déficit hasta el punto de que pongamos en peligro el crecimiento de la economía española”.
23. El hermano griego recibe la visita de una delegación del FMI, el amigo que le presta 30.000 M, y le dice lo mismo que ha dicho el hermano español.
24. Lo que pasa es que el del FMI, que, es muy suyo y, en este caso concreto, es noruego, le contesta: “perdone, pero yo no he venido a hablar del crecimiento de Grecia. Estoy aquí para salvar el euro”.
25. Contestación que sirve para el hermano portugués, el irlandés, el italiano y el español.
26. O sea, que se avecinan tiempos muy duros.
27. Los gobernantes tienen que prometer a sus países “esfuerzo, sangre, sudor y lágrimas”.
28. Los que se oponen a los gobernantes tienen que prometer exactamente lo mismo.
29. Y el que no lo haga, es un insensato.
30. Y el directivo de una empresa que no se entere, otro.
31. Y el sindicalista que convoque a la huelga general, otro.
Hasta aquí lo que escribí el martes pasado.

Lo que no sabía el martes es que Obama, nuestro Obama, le iba a llamar a nuestro Zapatero y le iba a apretar las clavijas. Además, con lo de la diferencia de hora, igual lo hizo cuando allí era de madrugada y el pobre Obama estaba con sueño y con un poco de mal genio, pensando que a esas horas tenía que ponerse a arreglar nuestros asuntos.
Para colmo, me parece que el primer ministro chino, llamó también a Zapatero, con lo cual, con el cambio de hora, el que tenía sueño y mal genio era nuestro Presidente.
¡Vaya día!

Pues nada, a por ello, señor Zapatero Menos mal que, según dijo el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, nuestro Presidente ya había comenzado a trabajar en el tema. ¡Si es que tenemos un Presidente que no nos lo merecemos! ¡Está en todo!

En un programa de televisión, me preguntan mi opinión sobre todo lo que pasó el miércoles y contesto lo que viene a continuación, mientras vigilo con el rabillo del ojo el micrófono, porque estos chicos de 59 segundos te lo quitan en cuanto te descuidas (que suele ser a los 59 segundos):

1. Digo que, por primera vez en su historia, nuestro Presidente ha dicho que hace falta hacer un esfuerzo. ¡Ya se ha enterado! Algo es algo.
2. Que los 15.000 M de euros de reducción de gasto público me parecen fenomenal.
3. Que, cuando se reduce el gasto público, hay muchas personas a las que no les gusta (a todos los que les afecta, que, naturalmente, son muchos.)
4. Que hay que hacer alguna cosa más:
a. Que el Vicepresidente Chaves se vaya a su casa hoy.
b. Que la Ministra Aído se vaya a su casa hoy.
c. Que la Ministra Corredor se vaya a su casa hoy.
d. Que las Comunidades Autónomas y los Ayuntamientos no se vayan de rostas con sólo 1.200 M de euros de recorte. Que yo creo que, entre todos, podían poner 12.000 M, por ejemplo.
5. Que hay que poner seriedad, o sea:
e. Que el Sr. Díaz Ferrán se vaya a su casa hoy. Siempre le he defendido, porque pienso que una organización empresarial tiene que estar presidida por un empresario y no por un empleado, aunque el empleado se llame Consejero Delegado o Director General. Y pienso que, por definición, a un empresario a veces las cosas le van bien y a veces, mal. Y al Sr. Díaz Ferrán ahora le van mal. Y digo que tiene que irse hoy a su casa porque sus cosas le van tan mal que está distraído, como es natural, y piensa en sus cosas y no tiene tiempo para dedicarse a lo otro, que, hoy, especialmente hoy, es importante.
f. Que los Sres. Méndez y Fernández Toxo no pueden ir a televisión a decir que el jueves se van a reunir con el Presidente, porque los mal pensados, que los hay, igual piensan que le van a amenazar con una huelga general o, hablando más suavemente, “con movilizaciones”.
6. Que, dentro de la seriedad, hay que tomarse en serio lo de la honradez, porque, o estamos en un mundo de golfos/pillos/sinvergüenzas o es que todos los que hay se han puesto de acuerdo para salir en los periódicos a la vez. Y ya vale.
7. Como hoy me ha dado por mandar a la gente a su casa, como broche final hay que decirle a nuestro Presidente que se vaya y decir a los del PSOE que elijan a alguien del mismo partido para sustituir a D. José Luis.
8. D. José Luis no lo hace peor porque no se entrena. Y debe dimitir por muchas cosas, que se pueden resumir en dos:
g. Porque no sabe
h. Porque tiene una absoluta falta de credibilidad. La absoluta falta de credibilidad se puede deber a una de dos cosas:
i. La ignorancia a la que me refería
ii. La utilización permanente de la mentira como instrumento de gobierno. (Por supuesto, estoy convencido de que no es por esto último)
9. Por tanto, señores del PSOE, por favor, ayuden a mi Patria. Este señor ya ha dado de sí todo lo que tenía que dar. A unos les parecerá mucho, a otros poco y a mí, nada. Ustedes tienen gente preparada. Por favor, reúnanse hoy, porque a mí me encantaría que mañana sábado, D. José Luis empezara a empaquetar sus cosas y ¡a León!, que es una ciudad preciosa, acogedora y donde seguro que tiene muchos amigos.
10. En el programa de televisión al que me refería antes oí hablar de elecciones anticipadas. No, no, que “los otros” tampoco están para echar cohetes. Para colmo, el Sr. Rajoy dice que Zapatero ha recortado los derechos de muchas personas.
11. Es verdad, pero no sé por qué, tengo ganas de que en este país alguien hable de obligaciones.
12. Porque a todos se nos llena la boca diciendo aquello de Kennedy de que había que preguntarse qué puede hacer uno por América en lugar de preguntarse lo que América puede hacer por uno.
13. Pero una vez que se nos ha llenado la boca, pensamos que es una frase preciosa y que a ver si los americanos se enteran.

Y con todo lo anterior…

Pues con todo lo anterior, igual la Unión Europea, Estados Unidos, China y algún otro más, empiezan a pensar que efectivamente, España es un país serio. O está en camino de serlo, que ya sería algo.