23 de febrero de 2010

Bernardo Rabassa: 'El arte de epatar'

.

“EPATER LES BOURGEOIS”, esto es lo que ha hecho Zapatero en Londres acusando a “LOS MERCADOS” de Conspiración contra el Reino de España. ¡Vamos! ¡la monda! - Ahora resulta que los mercados tienen cuerpo y alma y actúan como si fueran seres arcangélicos del bien o del mal. Pero ¿no acaba de colocar 12.000 millones de euros de deuda y le sobraban peticiones? Se le olvida que ahora debemos 12.000 millones más, !pero que importa! Dios proveerá, sobretodo después de la Oración en Washington, como el Quijote arremete contra los Molinos que él cree Gigantes. Mucho me temo que LOS MERCADOS no se van a enterar, pues que yo sepa Dios no les dotó ni de oídos, ni de ojos para ver,ni siquiera de cerebro para pensar! Ay, Mr.Bean ¡que está Vd. haciendo el indio.

Epatado me quedé el pasado miércoles al entrar en la exposición de los Impresionistas de Mapfre, cuando de frente me encuentro el cuadro de “La Madre” de Whistler, pintor, diseñador y artista gráfico estadounidense que realizó innovaciones técnicas y defendió el arte moderno, destacando sobre todo por sus aguafuertes. Whistler nació el 10 de julio de 1834 en Lowell (Massachusetts). En 1855 viajó a París, donde comenzó como alumno del pintor clasicista suizo Charles Gabriel Gleyre. Pese a estas enseñanzas, la mayor influencia la recibió de su trato con el pintor realista francés Gustave Courbet y de otros importantes artistas contemporáneos, así como de sus propios estudios sobre los grandes maestros antiguos y sobre el arte japonés.


Por eso figuraba en la exposición, pero ese cuadro tenia otro significado para mí, pues fue el protagonista de una de las más divertidas películas de Mr. Bean, el auténtico, hasta el punto que creí que era de ficción, pues transformado de conserje a experto Mr. Bean viaja a América con el cuadro comprado por un museo americano; las peripecias, iniciadas con un sonoro estornudo sobre el rostro de la madre, y su posterior lavado con detergente, lo que hace desaparecer su cara, que es lo único que destacaba de su figura completamente vestida de negro, recostada en una mecedora, y el intento de volverla a pintar con el consiguiente desternille .

Su sustitución por un poster editado con motivo de su compra, con la consiguiente desesperación del experto colega americano que le sirve de contrapunto y su discurso técnico sobre el retrato a un auditorio pasmado, al que le empieza a hablar de cómo el pintor amaba a su madre, claro, porque si no, no la hubiera pintado, y acaba haciendo un brindis al sol por todas las madres del mundo, siendo ovacionado por el público que no se ha enterado de nada.

Pues bien, me temo que eso es lo que les debe pasar a los expertos economistas, a las autoridades monetarias y políticas de Occidente ante tan hilarante acontecimiento y discurso propio del "Elogio de la Locura" de Erasmo de Rotterdam.

Según BURBUJA Foro de la Economía, Zapatero deshace en Londres el trabajo del Ministerio de Economía en los mercados, al lanzar un duro ataque contra el funcionamiento de los mercados financieros y se concedió un amplio plazo para reducir el déficit público.

El mensaje de Zapatero puede deshacer el terreno ganado ante los inversores internacionales gracias al programa de austeridad presentado por el Ministerio de Economía en Reino Unido y Estados Unidos durante las últimas semanas.

Mientras José Manuel Campa, secretario de Estado de Economía, regresaba de explicar las medidas de ajuste del déficit a inversores estadounidenses, Zapatero aprovechó para clamar contra los especuladores ¿quiénes son y donde están?, a quienes acusó de provocar la crisis en primer lugar, y de pedir ahora una rápida reducción de los déficit públicos.

"Los mismos en el sistema financiero a quienes hubo que rescatar y provocaron una gran deuda pública, ahora son exigentes para que eliminemos el déficit, nos examinan y nos ponen dificultades. Vaya paradoja y contradicción, exclamó rotundamente.

Acompañado por Gordon Brown, Georgios Papandreou y Jens Stoltenberg (jefes de los gobiernos británico, griego y noruego), Zapatero descartó hacer caso a los inversores que piden drásticas medidas de austeridad, forzando al alza la prima de riesgo de la deuda española en los mercados desde hace meses. "Vamos a reducir el déficit, pero sólo cuando haya una recuperación activa, no pensando sólo en los intereses de algunos fondos, ni poniendo en riesgo la cohesión social".

Este pronunciamiento choca con lo que Campa dijo hace sólo dos semanas en Londres, cuando aseguró a un grupo de inversores que el Gobierno español haría lo que fuera necesario para bajar el déficit público del 11% al 3% del PIB en cuatro años.

Tras la mesa redonda, Zapatero y Brown concidieron en su rechazo a drásticas medidas de ajuste. "Mi amigo Zapatero y yo estamos de acuerdo en que no es el momento de retirar los estímulos a la economía, porque estaría en peligro la recuperación. 2010 debe ser el año de impulso al crecimiento", dijo Brown, que afronta también la presión del mercado por el déficit público británico.

En el acto de Policy Network, el líder español atacó con dureza la liberalización de los mercados como causa de la actual crisis. "Varias décadas de mínima regulación han provocado esta crisis. Se permitió al sistema financiero lanzar nuevos productos para especular fácilmente, para buscar el enriquecimiento fácil, para lograr beneficios y especular sin fronteras".

Según Zapatero, esa situación tiene su origen en "la idea conservadora de liberalizar todo (solo falta que miente a los masones para ser Franco redivivo). Y no se le ocurrió otra idea genial que decir ”lo mismo pasa cuando se quiere liberalizar todo el suelo de un país, para que se especule sin límites, se construya y construya y suba el precio de la vivienda" (¡Que demonios han hecho sino lo contrario para forrarse el bolsillo los ayuntamientos y los partidos y eso sin liberalizar nada! ¿Por qué no prueba al contrario con un solo órgano regulador del Territorio?, a lo mejor le iba mejor).

Ahora, amenazó Zapatero, "el tiempo de la regulación ha llegado" y dejando a todo el mundo epatado, alzó la capa, miró de soslayo y fuese del lugar.

EPATAR, IMPRESIONAR. Dos exposiciones contrapuestas le reciben en Madrid, por un lado “Les Fauves” (las fieras), que en contra del clasicismo de la Academia instalaron un Salon de oposición a Delacroix, David, etc., que tuvo éxito y encumbró a Edgar Degas, Claude Monet, Berthe Morisot, Camille Pissarro, Auguste Renoir y Alfred Sisley. El término impresionista fue usado por primera vez por el crítico Leroy en la revista Charivari para denominar irónicamente un cuadro de Claude Monet titulado "Impresión, amanecer".

Esta intención tiene también la edición de ARCO 2010, y de hecho ha sido una constante de artistas como Dalí, Ron Meck u Otero Besteiro en toda la ultima mitad del S.XX, acentuada en Arco desde sus comienzos para EPATAR , IMPRESIONAR .

Debo reconocer que a pesar de haber sido profesor de Psicología del Arte en mis comienzos en la Complutense, no conseguía que me gustara casi nada y este año he quedado incluso horrorizado ante las esculturas de Eugenio Merino, referidas a Israel con dos obras impactantes:

Una monumental en la que un musulmán rezando sostiene sobre su espalda a un sacerdote cristiano y sobre él un rabino judío con idénticas facciones y textos intercambiados, comprada a las pocas horas por un belga en 50.000€, el artista quería según él representar la Alianza de Civilizaciones, lástima que no llegara a tiempo Zapatero para instalarla en la Moncloa.!Vaya Alianza! todos sobre la chepa del Musulmán. Me parece Eugenio que te la estás buscando.

La otra, menor, ciertamente agresiva , una metralleta a la que se le ha puesto en el cañón el candelabro de siete brazos judío (la Menorah).

Ambas han provocado la airada protesta de la Embajada de Israel.

Es difícil tomar partido, pero qué me diría Vd. de una Escultura con la Bandera Española aplastando bajo su peso a un catalán con Barretina o a un Vasco con su Boina. No es que quiera dar ideas, pero hay artistas (Otero Besteiro) que han conseguido el éxito enmarcando acuarelas en plasta de vaca, o enlatando sus excrementos, o presentando su cama deshecha y guarra con la ropa interior sucia y restos de condones aquí y acullá o estas imágenes de símbolos religiosos degradados por su presentación o forma. Soy laico y liberal, pero hay límites que no deberían sobrepasarse, y lo de Eugenio Merino solo seria aceptable si Zapatero lo hubiera puesto a la entrada de su monumental Palacio de la Moncloa, igual que tiene a un par de” clochards” instalados hace ya muchos meses, naturalmente en la secundaria bajo el puente de la carretera de la Coruña, a quienes ni da trabajo, ni convida a su mesa como el rico Epulón, ni les resuelve la vida ante tan lamentable y trágico espectáculo, y mientras a ejercer de CAZAFANTASMAS EPATANTE E IMPRESIONISTA mientras que el barco que es nuestra España naufraga por la ineptitud del capitán.

Bernardo Rabassa Asenjo

Presidente del Club Liberal Español. Premio 1812 (2008)